Bienvenido a la página web de la Confraría Sant Crist de l’Agonía.

Queremos empezar esta página con este soneto a Jesús Crucificado, a nuestra manera  tiene su pequeña historia. En el año 1990 el padre José María Peciña, salesiano, nos dejó un libro de poemas hojeándolo vimos este poema que al final del mismo decía: anónimo. Desde ese mismo momento es como si lo hubiésemos adoptado, pues en cuantas ocasiones lo hemos creído oportuno hemos contado con él y con él queremos empezar nuestro recorrido por esta página.

Debe de leerse muy despacio meditando cada palabra, como si de una oración se tratase.

Milenaria Basílica Archiprestal
de Santa María

“JESÚS CRUCIFICADO”

No me mueve, mi Dios para quererte,
El cielo que me tienes prometido.
Ni me mueve el infierno tan temido,
Para dejar por eso de ofenderte.

me mueves, Señor; muéveme él verte
Clavado en una cruz y escarnecido;
Muéveme ver tu cuerpo tan herido;
Muéveme tus afrentas y tu muerte.

Muéveme, en fin, tu amor, y en tal manera
que aunque no hubiera cielo, yo te amara,
y aunque no hubiera infierno te temiera.

No me tienes que dar porque te quiera,
pues aunque lo que espero, no esperara,
lo mismo que te quiero te quisiera.